https://kirin-mountainview.com/

giok77

https://auditoriumbmkg.com/

https://cibohomemadepasta.com/

https://www.catsnstripers.com/

https://www.candyrushmuskoka.com/

slot188

slot bet 100

slot qris

https://nomnomnomfordogs.com/

giok77

giok77

slot gacor

joker123

Lémur

Contenido

Lémur de la selva

El lémur o lémur de cola anillada (Lemur Catta) es un gran prosimio (que representa formas ancestrales de monos, simios y humanos), perteneciente a la familia Lemuridae.

Como todos los demás lémures, se encuentra solo en la isla de Madagascar y las islas Comoras en la costa este de África.

Aunque está amenazado por la destrucción del hábitat y, por lo tanto, clasificado como “vulnerable” por la Lista Roja de la UICN, el lémur de cola anillada es el lémur de cola anillada más poblado en los zoológicos de todo el mundo, ya que se reproduce fácilmente en cautiverio.

Características del lémur

Los lémures de la selva son en su mayoría grises con partes inferiores blancas. Los lémures tienen un cuerpo delgado, una cara estrecha que es blanca con manchas negras alrededor de los ojos y un hocico negro parecido a un zorro. El lémur puede reconocerse fácilmente por su cola larga y tupida que está rodeada de veintiséis anillos blancos y negros. Las colas de los lémures siempre comienzan con una raya blanca y terminan con una negra. Sus colas son más largas que sus cuerpos y miden hasta 56 centímetros (22 pulgadas) de largo.

El lémur tiene extremidades posteriores más largas que las anteriores y las palmas y las plantas están acolchadas con piel suave y correosa. Sus dedos son delgados y semi-diestros (semi-hábiles) con uñas planas parecidas a las humanas. Los lémures tienen una garra, conocida como ‘garra de inodoro’ (una garra parecida a un peine), en el segundo dedo de cada miembro trasero especializado para fines de aseo. Estos primates también se acicalan oralmente lamiendo y raspando los dientes con incisivos y caninos inferiores angostos y horizontales, llamados “peine de dientes”.

Los ojos de los lémures son de un color amarillo brillante o naranja, que permanecen del mismo color desde el momento en que nacen. Los adultos pueden alcanzar una longitud corporal de 46 centímetros (18 pulgadas) y un peso de 5,5 kilogramos (12 libras).

Comunicación lémur

Los lémures usan su sentido del olfato para comunicarse entre sí. Los lémures tienen glándulas olfativas en el trasero y en las patas que dejan olores en las superficies que encuentran. Cuando pasan otros lémures, huelen esos olores y pueden decir que otro lémur ha estado allí. Los lémures tienen colas grandes y tupidas que ondean en el aire como otra forma de comunicación. Estas grandes colas también ayudan a los lémures a equilibrarse cuando saltan de árbol en árbol.

Dieta del lémur

El lémur come principalmente frutas y hojas, en particular las del ‘árbol de tamarindo’ (Tamarindus indica). Cuando está disponible, el tamarindo puede representar hasta el 50% de la dieta de los lémures al año. También se sabe que el lémur come flores, hierbas, corteza y savia. Además, se ha observado que come madera descompuesta, tierra, insectos y pequeños vertebrados.

Hábitat del lémur

Los lémures tienen varios hábitats diferentes en Madagascar que van desde las selvas tropicales hasta las áreas secas de la isla. Habitan bosques caducifolios con suelos de hierba o bosques a lo largo de las riberas de los ríos (bosques de galería). Algunos también habitan en matorrales húmedos y cerrados donde crecen pocos árboles. Se cree que el lémur necesita bosque primario (bosques que no han sido perturbados por la actividad humana) para sobrevivir. Estos bosques se están talando ahora a un ritmo alarmante.

Comportamiento del lémur

El lémur es diurno (un animal que está activo durante el día y descansa durante la noche) y habita tanto en el suelo (terrestre) como en los árboles (arbóreo) y forma tropas de hasta 25 individuos. Las jerarquías sociales están determinadas por el sexo.

Las hembras tienen una jerarquía distinta y dominan socialmente a los machos en todas las circunstancias, incluida la prioridad de alimentación. Los varones tienden a estar confinados a un límite inferior o exterior de actividad grupal y alternarán entre tropas aproximadamente cada 3 años. Las tropas de lémures reclaman territorios considerables que pueden superponerse con los de otras tropas. Se pueden cubrir hasta 5,6 kilómetros (3,5 millas) de este territorio en un solo día de búsqueda de alimento.

Los lémures son animales muy vocales. Se utilizan alrededor de quince vocalizaciones distintas para mantener la unión del grupo durante la búsqueda de alimento y alertar a los miembros del grupo sobre la presencia de un depredador o amenaza. Los lémures masculinos y femeninos marcan el olor con sus regiones genitales, también poseen glándulas olfativas en sus muñecas y en la superficie de sus hombros.

Estas glándulas segregan una sustancia grasa que se utiliza para marcar territorios y mantener jerarquías de dominio de grupo. Los machos también poseen un espolón espinoso en cada muñeca que se raspa contra los troncos de los árboles para crear surcos lubricados con su olor.

En las demostraciones de agresión, los machos se involucrarán en un comportamiento de exhibición social llamado ‘lucha contra el hedor’ que implica cubrir sus colas con el olor de sus glándulas y luego agitar la cola perfumada a los rivales masculinos. Los machos también ocasionalmente agitan sus colas perfumadas a las hembras como una forma de cortejo. Esto generalmente da como resultado que la hembra golpee o muerda al macho. A pesar de ser principalmente cuadrúpedo (cuatro patas), el lémur puede levantarse y balancearse sobre sus patas traseras, generalmente para exhibiciones agresivas.

Por las mañanas, los lémures suelen tomar el sol para calentarse. Se enfrentan al sol, sentados en lo que se describe con frecuencia como una postura de ‘adoración al sol’ o ‘posición de loto’. Sin embargo, se sientan con las piernas extendidas hacia afuera, no con las piernas cruzadas y, a menudo, se apoyan en las ramas cercanas. Tomar el sol es a menudo una actividad de grupo.

Reproducción de lémures

La temporada de reproducción del lémur va de abril a junio, con la hembra en celo (el período de celo) durante aproximadamente 24 a 48 horas. La gestación (embarazo) dura aproximadamente 146 días (2 a 5 meses), lo que resulta en el nacimiento de una o dos crías. Los lémures jóvenes comienzan a comer alimentos sólidos después de dos meses y están completamente destetados a los cinco meses.

Cuando nacen los lémures, los llevan en la boca de sus madres hasta que tienen la edad suficiente para agarrarse a su pelaje por sí mismos. Los machos alcanzan la madurez sexual a los dos años y medio y las hembras a los diecinueve meses y medio. La mayoría de los lémures viven unos dieciocho años.

Depredadores de lémur

Los lémures tienen depredadores tanto naturales como introducidos. Los depredadores nativos incluyen la fosa (Cryptoprocta ferox), el aguilucho madagascar (Polyboroides radiatus), el ratonero de Madagascar (Buteo brachypterus) y la boa terrestre de Madagascar (Acrantophis madagascariensis). Los depredadores introducidos incluyen la pequeña civeta india (Viverricula indica), gatos domésticos, perros domésticos y humanos.

Cuando se le amenaza, se sabe que el lémur golpea con sus uñas cortas en un comportamiento denominado “lucha de saltos”. Esta acción es extremadamente rara fuera de la temporada de reproducción cuando las tensiones son altas y la competencia por el acceso a las parejas es intensa. Solo un ataque a un humano por un lémur se ha documentado en los Estados Unidos.

Estado de conservación del lémur

Los lémures son especies en peligro de extinción o especies amenazadas. Muchas especies se extinguieron en los últimos siglos, principalmente debido a la destrucción del hábitat (deforestación) y la caza.

Los lémures juegan un papel importante en la ecología de Madagascar y las Islas Comoras, porque dispersan las semillas de la fruta que comen. Estas semillas pueden luego convertirse en nuevas plantas, lo cual es importante porque los bosques de Madagascar están siendo destruidos a un ritmo muy alto.

La gente de Madagascar tala los bosques allí para usar la madera y para cultivar cultivos agrícolas en su lugar. De hecho, el ochenta por ciento del hábitat original de los lémures en Madagascar ha sido destruido. Aunque los propios lémures ayudan a dispersar semillas para nuevas plantas, no pueden seguir el ritmo de las personas que talan los bosques.

Aunque se están realizando esfuerzos de conservación, las opciones son limitadas debido al rango limitado de lémures y debido a la situación económica de Madagascar. Hay 85 especies de lémures vivos contabilizados en las publicaciones actuales, y actualmente hay más documentación pendiente de publicación.

Una de las principales instalaciones de investigación de lémures es el “Centro de lémures de la Universidad de Duke”.

Leave a Reply